domingo, 22 de enero de 2012

A Fair Judgement


Las palabras cobran sentido 
sólo en mi interior:
son sentimientos,
cálidas, desagradables, 
sabrosas o fétidas.
Las palabras que pronuncias,
me pueden atar y enjuiciar;
eres poderosa.

Un juicio merecido, 
es como una espada
desenredando los lazos
que me unen a tí.
Un juicio merecido,
alentado por mis actitudes:
¿Ganaré con ello
justamente lo que no quiero?

Comienza el juicio.
Anubis pesando mis actos
en su balanza.
¿Qué perderé?

[...]




(Lo siguiente es una traducción echa por mí; si bien, la canción está hablada en tercera persona, yo traduje en primera, por motivos literarios).

Sueño perdido, en mi interior.
Anochece, ¿qué he hecho?
Estuve tan cerca que necesito más,
No queda nada aquí.

Corté los lazos, descubriendo que era una mentira,
Dejando atrás todo deshecho,
perdí el control, me salí de mis obligaciones,
No queda nada aquí.

“Dejarme ser”
Eso significó para mí
Sacrificando mi alma
¿Olvidé el consejo?
Un momento que olvidé,
en una ráfaga de humo
esperando ansiosamente
un juicio merecido.

Sueño perdido, en mi interior.
Anochece, ¿qué he hecho?
Estuve tan cerca que necesito más,
No queda nada aquí.

(leer lo siguiente desde el minuto 8:00)

[...]

Y tus palabras: "muere"
señalan la quiebra de mi ser,
atado de por vida a un sentimiento
que, en este caso,
es mucho más que palabras.
Oscuras nubes sobre mi cabeza,
dejan caer el peso de la realidad:
He vuelto a estar solo,
justamente lo que no quería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada