viernes, 13 de enero de 2012

Cuando el sol desaparece






Y sin embargo comienzo agitado,
Sin poder ver más allá.
¿El ardor que recorre mi piel,
Ha desaparecido tan sutilmente?
¿A qué le tengo nostalgia?
Cuando el sol desaparece,
Siento que se desvanece
La vida que hay en mí,
O, quizás, la negación de morir.

Trágicamente veo al cielo:
No hay más que grises
Manifestaciones de algo que ya no está.
No hay más que el recuerdo
De un brillante pasado,
Alumbrado por el sol.
Y siento… deliberadamente,
Como me quema
El no poder sentirlo...

Cuando el sol desaparece,
Siento que yo también lo hago.

***

A propósito de los incendios forestales que, apenas comenzó el año, quemaron el alma de mi provincia: Ñuble. La foto es de mi ciudad, Chillán, Chile, tomada el 1 de enero.

Creo que es la primera vez que escribo algo, aparte de las publicaciones. Debo serle muy distante a todos mis lectores. Un saludo a todos, y espero que su 2012 haya comenzado mejor que el mío.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada