miércoles, 1 de junio de 2011

Autoretrato fallido

Quisiera revelar a todo el mundo,
Mis secretos, escondidos en lo más oscuro.
Decir por ejemplo, aquellas palabras
Que nunca escapan de mi boca cerrada,
Se vuelven amargas, muy amargas.
Miles de ideas que solo circularon por mi mente
Están inevitablemente condenadas a muerte.
Me gusta escuchar hablar a los demás
Y yo, no tener nada que agregar.
Pero como pienso muchas estupideces,
Imagino, la mayoría de las veces,
Para borrar estas ideas bien locas,
Pensamientos más tontos, más idiotas.
Muchas veces, sin razón me pregunté
¿Me dejarán ellos hablar hasta que
Ya no me quede nada más que decir?
A eso, la respuesta es solamente reír.
¿Reír? ¡Sí! Las risas son mejores,
Mejores que las más brillantes opiniones,
Que los más complejos discursos.
Creo que de la palabra a veces abuso.
Parece que se me está privando
Ser objetivamente bueno, amado.
Objetivamente lo que quiero ser,
Es alguien con algún tipo de interés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada