sábado, 26 de marzo de 2011

¿Qué sé acerca de mí?

Probablemente todavía estoy
ahogándome, sintiendo que voy
a un abismo inmortal, gigante,
colosal, sin penas que pasen.
Cuando por el oscuro sendero
del olvido voy, solo espero
encontrarte y que me acompañes.
Háblame, no quiero que te calles,
vacía mi pensamiento, hazme...
hazme callar cuando en la calle
pienso cosas sin sentidos.
Acaso sabes que no me rindo,
que algún día lo lograré
y seré feliz. Eso esperaré,
te esperaré. ¿Acaso te conozco?
No lo sé, quizás muy poco.
Nada es seguro. Quizás algo:
te querré, voy a demostrarlo.

Siempre que me acuesto pienso,
eso es peligroso, yo siento
que me nublo, ahogo, escondo,
tapo lo que quiero, de a poco.
Ya no me expreso como antes,
ya no siento, escondo. Y sales
de mis planes. Pobre corazón.
Desdichado, Abandonado con razón,
Injusta razón, bastarda, loca,
malvada, ingenua y tonta.
Que bonito sería, que de nuevo,
me acueste y piense: que bueno,
hay alguien que me quiere.
Alguien. Un poco, eso quisiese,
me desvelaría con un objeto,
hacerte feliz, yo, tu sujeto,
abierto hacía ti, sin miedos,
sin nada oculto. Sin secretos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada