sábado, 26 de marzo de 2011

El Objeto del Estudio

Cuando tú estas solo, pobrecito, leyendo, aprendiendo, dialo­gando con el conocimiento, ¿Eres feliz? Yo creo que si, puede ser, en una de esas. En realidad, voy en camino a. Algún día, tantos conocimientos me harán feliz, por el momento, sólo infeliz y solitario. Pobre, solitario ermitaño poco querido. ¿Que se gana en el presente?, es la pregunta  que me hago. ¿Acaso es tan importante pensar en el futuro? mmh... No lo sé, hay que conocer primero lo que haces dará resultados y si se logran los objetivos. Por el momento, sólo cosechan soledad e inseguridad. Y quizás un poco de temor al futuro.

Dime acaso si no te hace feliz poder hablarle a la gente acerca de un tema, enseñarle, darle una charla acerca de, sentirte co­nocedor y que te quieran y te admiren por eso. La verdad es que no se sabe si la gente quiere eso. Pareciese ser que la igno­rancia es equivalente en popularidad al saber, al conocer, al entender. Quizás, el estudio también debería abarcar el saber relacionarse con otras personas y como no, con el sexo opuesto, a fin de no estar tan solo. Solo con eso basta, no sentirse no que­rido; Motivarse con eso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada