miércoles, 30 de marzo de 2011

Nunca lo leerá, porque ya no existe

Aún a sabiendas de los paradigmas,
contradicciones y un retraso abismal,
seguías intentando avanzar, correr,
y llegar a la meta, querer poder
atravesar infinitos abismos, nieblas.
Y sin quejarte. Ahora me ruegas.
¿No es cierto? Llegará, podrida,
pero, aunque muerta, no vacilaría.
La necedez oculta esa debilidad
del corazón, dará credibilidad;
si es que una empresa comienzas.
aún si todo esto es a sabiendas
de que un dulce engaño escuchaste.
Si deja de ser válido, un desastre,
ya no es verdad, aunque se remiende.
Solo una cosa te digo, entiende:
¿Para conseguir tan poco eres paciente?
El amor, a distancia, ya no se vende.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada