jueves, 24 de noviembre de 2011

Abismo

Sentado al borde de un abismo,
observo la ruptura de mi ser:
mi interior, ardiente e incomprensible, 
es una mezcla de sustancias sin forma.

El viento reposa sobre mi cabeza,
"déjame sentirte", me dice,
"déjame guiar tu camino".
Sin darme cuenta, caía en el abismo.

Una caída lo suficientemente larga
como para recordar todas las demás.
Mi vida ya es algo secundario.
¿Importa todo lo que he hecho?

Caigo dentro de las llamas,
me fundo con ellas.
¿Muerte? Ahora vivo de otra forma,
¿es esto el nirvana?




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada