miércoles, 21 de septiembre de 2011

Ballesta

Con su voz tan peligrosa
como ballesta, mi amor,
tenía algo que decirme.
Anoche me llamó.
Sin advertir el peligro, contesté.
-Hemos terminado- Disparó.
Me has matado,
Mi vida ya acabó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada