domingo, 19 de junio de 2011

Oda a Caronte

Ah Caronte, el mejor de los barqueros,
Ven aquí y dame un pequeño consuelo.
Quiero que te lleves mi alma y mis sueños.
Quiero que me saques de este infierno
Y me lleves a un lugar donde el viento,
No sea capaz nunca de desordenar mi cabello.
Caronte, concédeme ese favor pequeño,
Estar al otro lado del Aqueronte quiero.
Dos óbolos para pagar poseo.
¡Dos! ¡Y con eso ya mi viaje costeo!
¡Oh Caronte, hijo de Nix, hijo de Érebo,
Llévame al Hades en este momento!
¿Qué no ves que lo que yo siento,
Es solamente un continuo sufrimiento?
Caronte, soy una sombra sin cuerpo,
Errante, que aún no ha muerto.
Apura, lleva lo que queda, mi cuerpo,
Mi cabello, mi carne y mis huesos.
Ya de mí no queda más que eso,
Pues mi honor, hace años que ha muerto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada