martes, 10 de mayo de 2011

Ven

Ven, duerme en mis brazos,
Duerme, mientras te hablo
Al oído, muy despacio.
En esta realidad de artificio
Que creamos para nosotros,
No hay tragedias o terremotos.

Ven, quiero estar contigo,
Y de la vida ser testigo,
Y que aquél fuego constante
Nos atrape en este instante.

Ven, duerme en mis brazos,
Quédate aquí, a mi lado.
Veamos caer la noche,
Y que el destello asome.

El sueño que ambos vimos,
Que ambos vivimos,
Apareció frente a nuestros ojos.
Puedo contentarme con pocos,
Pero sagrados momentos.
Y de esto no me arrepiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada