lunes, 9 de mayo de 2011

Aquella Dama Misteriosa

Apareciste un día, de la nada,
Y has provocado, misteriosa dama,
Muchas cosas, intensas,
Horribles, hermosas y bellas.
Aquellas sensaciones…
Sabes, no quiero que me abandones.

Has sabido cambiarme.
Internamente, era un desastre,
Abandonado, sin esperanzas.
Amanece otra vez, mi alma vaga
Perdida en tus encantos,
Desorientada, sin un camino claro.

Aquella dama misteriosa,
Dice que me ama, ahora,
Dice que me quiere,
Y yo, debo responderle.
Aquella dama misteriosa,
Es una mujer grandiosa.

Aquella dama misteriosa,
Aunque se vuelva odiosa,
Ajena de mi vida, de mi hogar,
Me ha devuelto a aquel lugar,
Al que estar no se me permite,
Donde la felicidad vive.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada