domingo, 20 de marzo de 2011

Me duele dejarte ir

Me duele el despertarme y no verte a mi lado,
no sentir un aliento cálido en mi nuca que
recorra mi cuerpo, como un escalofrío agradable
y hermoso. Me duele despertarme, estirar mis
brazos y sentir solo las sábanas suaves y calentadas
por mi propio cuerpo. No me abrazan, no se mueven,
no puedo observar como duermen tranquilamente,
no susurran, no gimen suavemente, no puedo adivinar
que sueñan. Me duele el despertarme y no poderte
acariciar, saber que a lo mejor estás con alguna
otra persona, que no puedo tocar tu pelo, tu boca no
está disponible, menos tu cuerpo... no lo puedo
acariciar. Me despierto preocupando de ti, quizás
hasta que hora me dormí pensando en ... ¿en quien más?
Me duele el despertarme y no decirte buenos días,
¿como estas? ¿dormiste bien? te quiero, te quiero
mucho, disfruto cada minuto de ti, no quiero que nos
separemos, ni tampoco perderte. Te quiero,
eso es lo único que me importa, no sabes lo feliz
que me haces solamente dejándote querer, lo feliz
que soy sabiendo que me quieres, lo inmensamente
feliz que me haces en nuestro mundo perfecto.
Te quiero, amo todo de ti, adoro todo de ti, te
encuentro perfecta, ¿sabes porque? porque te has
apoderado de mis sentimientos, de mis pensamientos.
Te quiero, y no me puedo callar, debo repetirlo,
aunque estés durmiendo. Me duele el despertarme
y no encontrarte, la noche anterior te dejé ir, no te
quedaste a mi lado. Te necesito. Me duele
despertarme sabiendo todas esas veces que te
dejé ir. Me duele cuando no estas. Me duele el
no poder quererte. Me duele que no estés conmigo.
Me duele dejarte ir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada