lunes, 16 de mayo de 2011

Sin nombre 14

Existía una vez un tipo insignificante.
Él, no podía solo ser un ignorante,
Sino que además nadie lo quería:
Era aquella una vida podrida,
Condenada a muerte sin razón.
Condenada, desde el día que nació.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada