lunes, 25 de abril de 2011

Sin nombre 7

Alza tu voz a lo más alto del cielo,

donde, ¡Oh amigo! Siempre anhelo.

Es mi meta, mi libertad, ¿Felicidad?

¿Qué me dices? ¿Será eso cierto?

¿Acaso ya han llegado? Me mientes.

Una y otra vez. Descaradamente mientes,

es imposible, sino… haber dime:

¿Quién se siente de verdad libre?

¿Quién puede ir donde quiere,

o hacer lo que su mente le sugiere?.

Mi cielo, el cielo, nuestro cielo,

nadie lo ha visitado, y no lo niego,

es, de la humanidad, su thelos,

el último camino que desconocemos,

el de la felicidad y la libertad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada