martes, 5 de abril de 2011

Hermosa inocencia

Lléname de vida,
Aunque este podrida,
quiero ver tus manos
y sentir sin daños
como me hablas,
querida, a mi alma.
Mi esencia alumbra
tus pesadillas oscuras.
Observa tu pasado,
dulcemente, con agrado;
no temas el futuro,
ni tampoco a lo duro
de cómo será la muerte.
Tenlo siempre presente,
la oscuridad mágica,
la suerte trágica,
todo puede venir.
Se puede ser feliz
-Y es lo normal, claro está-
Que se gana con esperar,
sin saber lo que puede
llegar y eso te mueve.
Caminar a ciegas,
De eso la vida, se trata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada